EL PRINCIPE DE PAZ
Nuestro ministerio es un proyecto de evangelización de respuesta directa

EL PLAN MINISTERIAL DE LA IGLESIA METODISTA UNIDA  EL PRINCIPE DE PAZ SE FUNDAMENTA EN TRE PRINCIPIOS:


RELACION  -  EVANGELIZACION -  DISCIPULADO



PROPÓSITO:

Hacer de nuestra Iglesia Metodista Unida El Principe de Paz, un centro de misión que conduzca y presente personas a Cristo a través del evangelio; es decir que ofrezca todos los días y a toda hora, las buenas nuevas de salvación, mediante tres principios fudamentales y prioritarios de la iglesia local: por medio de las relaciones personales, impulsar la evangelización permanente y el discipulado capacitado y entrenado, para el fortalecimiento y el crecimiento saludable de la congregacion.


El propósito tiene su soporte  en el siguiente fundamento:

1. Entendemos que la Evangelizacion no es un fin en si misma, sino el principio, el medio o recurso, para ganar almas (Marcos 1:17; Hechos 1:8).

2. Sabemos que la Evangelización, desde el comienzo del cristianismo, fue un estilo natural en una red de amistades, familiares, asociados y vecinos (Juan 4;  Hechos 3;  Hechos 16:22-34).

3. Comprendemos que la Evangelización la hacen los laicos (todos los miembros de la iglesia), y no unicamente los pastores (Hechos 8:1-4; Efesios 4:11-16).


Por lo tanto, el plan consiste en empezar a hacer una lista de amistades, vecinos y familiares para compartirles el evangelio y testificarles de la nueva vida en Cristo. Todo comienza evangelizando a nuestras amistades. 

Al paso del tiempo se van haciendo nuevas amistades, quienes serían potenciales prospectos para ser evangelizados. Estas personas que van siendo evangelizadas empiezan a formar el equipo de Misioneros y Misioneras de Evangelización, hasta que pueden llegar a ser reclutados para capacitarlos e integrarlos en el equipo de Maestros Entrenadores de Evangelizadores.

Es decir, si evangelizamos permanentemente, llega el momento en que todos en la iglesia local se convierte en Misioneros y Misioneras de todas las edades, llevando el evangelio como estilo de vida por donde se desplace. 

Esto se logra cuando nos convencemos de que nuestra tarea es entrenar, capacitar y equipar a la iglesia para que promueva la misión como evangelización.

Por sí solo, como efecto del trabajo misionero evangelizador, se va fortaleciendo el discipulado, pues quienes perseveran en la iglesia local, cambian su actitud de pasivos a activos; de no tener tiempo, a disponibles; de ya saberlo todo o no querer aprender, a enseñables. 

El Maestro principal es Jesús de Nazaret y nosotros somos sus discípulos (Mt.10:24). Los discípulos se convierten en maestros discipuladores (2Tim.2:2) y la iglesia local va creciendo saludablemente ( Hch.2:47).




 Copyright © 2012 
Iglesia Metodista Unida El Príncipe de Paz 
404 West Chapoy Street. Del Río, Texas 78840
 Email: elprincipedepazumc@yahoo.com  Web: www.elprincipedepazdelrio.com
Pastor Ricardo Rubio Cell. 830-719-7887